domingo, 27 de febrero de 2011

IMPORTACION DE LECHE DESDE ARGENTINA PARA VENEZUELA

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACION SUPERIOR
UNIVERSIDAD ALEJANDRO DE HUMBOLDT
SEDE: ANDRES BELLO



importaciones de leche desde Argentina para  venezuela



                                                        Materia:         Comercio Internacional
                                                        Sección:        ABN0833CP
                Profesora:      Reyes Yolanda                                                              
                                                        Alumna:    Villanueva Estela          C.I. 17.158.095
                                                                   


            CARACAS, ENERO   2011.

importaciones de leche desde Argentina para  venezuela
En el país ocurre una particularidad, del consumo nacional de leche (78,6 litros por persona) la mitad (39,9 litros) es en polvo, y el 81% de este producto es importado.
  En países como Argentina, Colombia o Nueva Zelanda el consumo de leche líquida supera los 300 litros por habitante al año, y la pulverizada apenas llega al 0,01%. Además, para producir un kilo de leche en polvo se necesitan 8 litros de leche.
En el país, el 81,1% del rubro en polvo es importado. Aún Venezuela no alcanza el estándar de ingesta láctea recomendada por la Organización Mundial de la Salud. El déficit ronda los 2 mil millones de litros de leche al año.  De los 78,6 litros de lácteos que consume, en promedio, cada persona al año, 39,9 litros (50,7%) son de leche en polvo. Así lo demuestra el informe de la Cámara Venezolana de Industrias Lácteas (Cavilac) para el año 2006.
Sólo para este rubro, el país importó, para ese año, 110 mil toneladas anuales, porque la producción nacional apenas llegaba a 25 mil 600 toneladas; es decir, el 81,1% del producto pulverizado que ingiere el venezolano es importado. Exactamente, en kilogramos, cada habitante toma, anualmente, 4,9 kilos de leche en polvo.
Costumbre
El hábito de consumo en Venezuela resulta muy particular, si se compara con el resto de los países que son grandes productores de leche. En Estados Unidos, Dinamarca, Francia y Nueva Zelanda, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, siglas en inglés), el predominio de consumo se orienta hacia la leche fluida (300 o más litros por persona al año); mientras que la ingesta del rubro en polvo es prácticamente nula (0,01%).


 Similar situación ocurre en Argentina y Colombia, en donde la tendencia es consumir leche líquida. En el país gaucho, cada habitante consume apenas 1,9 kilos por persona; mientras que la leche fluida supera los 100 litros por habitante.
La invención de la leche en polvo es reciente. En el siglo XX, luego de la Segunda Guerra Mundial, fue cuando surgieron las tecnologías adecuadas para la elaboración masiva del producto.
Estándar alcanzado
A pesar de que el consumo del alimento en polvo en el país es alto, aún Venezuela no alcanza el estándar de ingesta láctea recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). El organismo sugiere que una persona tome, como mínimo, 120 litros de leche al año. Las cifras demuestran que apenas sobrepasamos la mitad.
En la década de los años 80, Venezuela logró superar el consumo per cápita recomendado. Cada venezolano llegó a consumir 130 litros de leche al año; pues tuvo una producción anual de mil 600 millones de litros al año; sin embargo, a partir de 1991 se eliminó el contingentamiento (sólo importaban aquellos que compraban leche fresca nacional y el Estado fijaba el volumen de producción importado de acuerdo al déficit que hubiese), y se dio paso a las importaciones, privilegiándolas sobre la producción nacional.
Desde 1940 hasta la década de los 90, los Gobiernos aplicaron políticas de promoción de consumo de leche fluida, a través del programa Un vaso de leche en la escuela. En la actualidad, no existe una apolítica dirigida a aumentar la ingesta de este producto lácteo. Cavilac argumenta que para garantizar el suministro oportuno de los productos lácteos y restituir los niveles de consumo promedio, se requiere tanto del estímulo y las garantías necesarias para el esfuerzo de producción, a largo plazo, como los requerimientos de importación, objetivamente cuantificables.


Producción
La productividad de la ganadería de leche venezolana es baja. El país cuenta con más de 12 millones de cabezas de ganado, de las cuales 5 millones 400 mil son vientres potenciales; pero sólo paren y ordeñan un millón 100 mil vacas al año.  Se según experto opinan que con 7.300 fincas de 12 hectáreas y 730 mil vacas en ordeño bien alimentadas, Venezuela puede autoabastecer la demanda de 120 litros de leche por persona año”.
Para el 2006, de acuerdo con datos de Cavilac, la producción nacional de leche estuvo en mil 227 millones de litros, y el componente importado fue de 940 millones, para una disponibilidad total de dos mil millones de leche.
De esta cantidad, el 50,4% fue destinado a leche en polvo, el 34% a la elaboración de quesos industriales, semi-industriales y artesanales, el 10,5% a la producción de leche pasteurizada, el 2,5% para leche de larga duración, y el 2% a otros usos.
Importaciones
En cuanto a las compras de leche, hasta julio del año 2010  Venezuela pagó 63,4 millones de dólares a Argentina por 18.700 toneladas, cuando el año pasado se cancelaron 34 millones de dólares por 15.200 toneladas. Aunque el aumento en volumen fue de 24%, la factura de importaciones de leche argentina se encareció en 85%, ya que el precio promedio de la tonelada pasó de 2.280 dólares en el  2009 a unos 3.400 dólares en 2010.



Bibliografía

http://www.cavilac.org/informacioninteres.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada